Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Publicado en:

EL Gran Museo Egipcio, El Cairo. Heneghan Peng Architects

El Gran Museo Egipcio (GEM), uno de los proyectos museísticos más importantes y ambiciosos de la historia, que se convertirá en el mayor museo arqueológico del mundo, por fin se inaugurará parcialmente a mediados de 2018, quince años después de que Heneghan Peng Architects ganase el concurso internacional lanzado para su construcción.

El Museo se ubica en la primera meseta desértica, a 50 metros sobre el nivel del río Nilo, entre las grandes pirámides de Guiza, Keops, kerfén y Micerinos, y la ciudad de El Cairo. El complejo ocupa una extensión de 50 hectáreas, a una distancia de tan sólo 2 km de las pirámides y de 20 km desde la ciudad. La gran estructura del edificio, de 168.000 m2, afronta el reto de pasar lo más desapercibida posible dentro del entorno de gran valor histórico en el que se encuentra, aprovechando para ello el desnivel del terreno, ocupando el nivel entre el valle del Nilo y la meseta, nivel en el que se encuentran las pirámides, nunca extendiéndose por encima de ésta, evitando así la ocultación del monumento.
El diseño crea un nuevo borde con vistas panorámicas hacia el patrimonio, con ejes que trazan la dirección de las galerías del Museo abriéndose hacia las pirámides.

El edificio tiene una forma en planta de triángulo biselado. Destaca su fachada principal, de 800 m de longitud y una altura que alcanza los 40 m en algunos puntos, materializada con una piel translúcida de alabastro, que dibuja una geometría triangulada que acentúa el contraste entre lo moderno y lo ancestral, proporcionando una atractiva imagen nocturna con el edificio iluminado.

El edificio cuenta con un área de exposición que comprende tres grandes galerías, además de instalaciones para conferencias, espacios educativos, un gran centro de conservación y restauración con diecinueve laboratorios que se encargarán de labores de investigación, salas de almacenamiento y archivos, zonas de ocio, restaurantes, tiendas y cafeterías, edificios auxiliares y amplios jardines inspirados en la época faraónica.

En el primer nivel se dispone el área comercial, un auditorio con capacidad  para cerca de mil asistentes y un teatro con pantalla 3D para 250 personas. En el segundo nivel destaca la disposición de un museo del niño, y en los siguientes se encuentran las áreas expositivas, que van desde la prehistoria, pasando por las dinastías faraónicas, hasta llegar a la época grecorromana, situadas al nivel de la meseta, con paramentos de vidrio que permiten disfrutar de las vistas de las pirámides durante toda la visita.

El acceso al área expositiva se produce por tanto de forma escalonada, a través de una sucesión de niveles, desde la gran plaza de acceso exterior, a la que sucede un gran espacio cubierto situado tras la fachada principal, entrada que estará presidida por la estatua de Ramsés II, donde se encuentra la gran escalera de 25 m de altura que asciende hacia las salas de exposición, desde las cuales el visitante tiene las primeras visuales de las pirámides desde el interior del Museo.

El Museo pretende diferenciarse de otros espacios expositivos similares por mostrar el contexto de las piezas patrimoniales expuestas, destinando una parte importante de su espacio a la recreación de los diferentes escenarios donde los restos arqueológicos fueron hallados por medio de maquetas, mapas y material audiovisual, que permitirá a los visitantes conocer  en mayor profundidad dichos lugares.

Tras numerosos retrasos, está previsto que a lo largo del 2018 se inaugure el acceso principal, la gran escalera y una de las salas, dedicada exclusivamente a albergar la colección completa de Tutankamón.